Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE Bargueño y arquimesa salmantinos, mediados del siglo XVII.

16/12/2017
14:07:02 CET




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35177445
Valor estimado: 15000-16000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

Bargueño y arquimesa salmantinos, mediados del siglo XVII.
Nogal, hueso y herrajes originales de hierro forjado.
Medidas: 62 x 104 x 42,5 cm (bargueño); 146 x 104 x 52 cm (total)
Bargueño de modelo salmantino, también llamado de columnillas, con tapa frontal abatible, decorada en su exterior con placas metálicas recortadas y caladas, aplicadas sobre un fondo de tela roja (frecuente en esta tipología). El escudo de cerradura es complejo, con falleba y balaústres típicos de la época a los lados. La decoración exterior se completa, en los laterales, con asas en arco con lenteja central y refuerzos planos de perfil recortado, largos, también muy propios de este modelo. Las cabezas de los clavos que se ven en el frente toman la forma de veneras trabajadas en relieve, algo de nuevo corriente en este tipo de bargueños.
Se alza sobre un pie de época, una arquimesa con pies torneados y tallados, con arquería central con decoración geométrica tallada en dos planos, revelando la complicación propia del periodo barroco, aunque los motivos sean de origen manierista. Las zapatas superiores están rematadas por veneras talladas en relieve, y los pies aparecen también trabajados.
Este tipo de escritorio salmantino es típicamente español, y se caracteriza por la gran riqueza en la muestra interior, con una decoración a base de columnillas, torneadas y doradas, tal y como aquí vemos. Lo más usual en este modelo es que la muestra presente gavetas con frentes siguiendo distintos modelos, que se mezclan tal y como vemos aquí. La muestra se organiza en tres registros, como es habitual, aunque la capilla central que suele aparecer queda sustituida por gavetas. El registro inferior aloja una gran gaveta central y dos menores a cada lado. Las cinco están decoradas con un esquema de serliana (arco rebajado flanqueado por dos arcos de medio punto más pequeños), típico del mueble español no sólo en el siglo XVII, sino también en el XVI. Como es habitual en el escritorio salmantino, las columnillas están realizadas en hueso torneado, y bajo las serlianas el espacio queda compartimentado de distintas formas y decorado con placas de hueso cincelado y policromado. Este esquema arquitectónico propio del escritorio de columnillas se repite en los dos registros superiores, aunque con variaciones en el diseño. En el registro intermedio se mantiene la serliana en los cajones centrales, mientras que en los laterales (gavetas y puertas con diseño vertical) los remates son frontones curvos partidos. Finalmente, el tercer registro, más estrecho que los otros dos, queda ocupado por cuatro gavetas, de nuevo con serlianas. Los tiradores de todas las gavetas toman la forma de veneras, a juego con las cabezas de clavos del exterior.
Si bien este modelo de escritorio de columnillas existe desde la época de Felipe III, a principios de siglo, en este modelo vemos numerosos rasgos que nos indican una fecha más avanzada, un modelo maduro propio de mediados de siglo. Así, las columnillas presentan fuste estriado helicoidal, ya netamente barroco, abunda el dorado, la talal es profunda y minuciosa, se utiliza hueso embutido... Se trata de rasgos de un mayor decorativismo propios del barroco maduro. Así, los motivos se multiplican, se combinan colores, materiales y texturas y la decoración se vuelve más compleja, elementos que nos hablan ya de un barroco plenamente formado.
Dentro del mobiliario español del siglo XVII diferenciamos tres etapas: Felipe III, Felipe IV y Carlos II. Sin embargo, se trata de una división tan sólo aproximativa, dado que no serían fórmulas exclusivas para cada reinado. Se trata por tanto de una clasificación en principios, mediados y finales de siglo, siendo el de Felipe IV un estilo de transición. Asimismo, no podemos aplicar la evolución de los modelos extranjeros a nuestro país. La personalidad del estilo español será tan fuerte en el siglo XVII que impedirá el calado de influencias exteriores, sobre todo de Francia por la mala situación diplomática del momento, y esto supondrá una gran influencia con el resto de Europa, donde dominarán principalmente los modelos franceses. El siglo XVII es en España una época de decadencia, y esto se notará en gran medida en el mueble. No habrá piezas tan lujosas como en otros países, hecho también determinado por las pragmáticas contra el lujo dictadas por los monarcas. Sin embargo, el mueble español del periodo barroco presenta una calidad nada desdeñable, una enorme personalidad y, sobre todo, un gran interés desde el punto de vista de las tipologías y de la búsqueda de la funcionalidad por encima de lo decorativo. Cabe señalar, también, la creciente valoración del mobiliario respecto al siglo anterior. Teniendo en cuenta los inventarios de bienes se ven cambios importantes, llegando a ser los muebles, en época de Carlos II, más caros incluso que los tapices. Respecto a las maderas seguirá predominando el nogal, seguido de lejos del palosanto y, ocasionalmente, la caoba. Como materiales decorativos lo más utilizado serán el hueso, el hierro forjado y el carey, además de cueros y terciopelos para las tapicerías.
Como ya hemos mencionado, el periodo del reinado de Felipe IV (1621-1665) supone una transición entre el barroco temprano y la plenitud del estilo a finales del siglo. Sigue marcando la pauta el estilo escurialense, símbolo de la gloria perdida de España, pero la decoración irá ganando cada vez más terreno a la pureza de diseño del manierismo. En los escritorios de columnillas se multiplicarán la compartimentación de las superficies y los elementos aplicados, y se define un nuevo modelo de gavetas arquitectónicas, con los frentes decorados con arquerías. Aparecen también retículas ortogonales, en relación con el rebrote de lo islámico propio del periodo de Felipe IV.

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?







Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41