Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE “Emparrat”. MIR TRINXET, Joaquím

21/07/2017
18:52:04 CEST




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35107149
Valor estimado: 14000-16000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

MIR TRINXET, Joaquín (Barcelona, 1873 – 1940).
“Emparrat”.
Pastel sobre papel.
Medidas: 48 x 62 cm; 72 x 86 cm (marco).
Adjunta certificado de autenticidad y estudio de la obra emitido en el año 2004 por el historiador y crítico de arte Francesc Miralles.
Según Francesc Miralles, tanto por el tema como por la técnica empleada, Joaquim Mir habría realizado la presente obra entre los años 1906 y 1913, durante su estancia en el Aleixar, Tarragona. Siguiendo el documento emitido por Miralles, entre los años mencionados el artista barcelonés residió cerca de Reus, para así poder seguir con facilidad los cursos que por aquel momento tomaba en el Instituto Pere Mata. Con sus obras realizadas en el Aleixar, “[…] Joaquim Mir desarrolla una extraordinaria labor, ofreciendo una visión personal de aquel entorno, convirtiéndose en el paisajista más osado del momento, rozando en numerosas ocasiones la abstracción”. Asimismo, Miralles continua, “[…] será en la época del Aleixar cuando emplee con mayor intensidad y con más resultados satisfactorios la técnica del pastel. El pastel de este momento, será sin duda, el de mayor interés de toda su trayectoria como artista”. Siguiendo las palabras de Miralles, “[…] se trata de una pieza de notable efecto que quedó inacabada. Tres hechos parecen corroborar esta afirmación. El primero: la parte superior de la obra se contrapone a la inferior, en la cual el pastel no ha sido todavía difuminado. Segundo: el pastel no está fijo. Tercero: la obra no está firmada. De esta manera, todo se decanta a pensar que a este emparrado, del mejor momento de su autor, le falta una sesión de estudio, donde el artista acababa la mayor parte de sus obras”.
Joaquim Mir estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Jordi de Barcelona y en el taller del pintor Luis Graner. Su estilo recibió también la influencia de la Escuela de Olot, ciudad de origen de su padre. Pronto se sintió incómodo con la enseñanza oficial, anclada en una concepción de la pintura realista, por lo que en 1893 fundó junto con otros compañeros (Nonell, Canals, Pichot, Vallmitjana y Gual) la “Colla del Safrà”, para indagar en común en las iniciativas pictóricas de fin de siglo. En 1896 llegaron a participar como colectivo en la III Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas, a la que Mir presentó dos obras que nos dan una clara idea de los ideales del grupo: “La huerta del rector” y “El vendedor de naranjas”. Asimismo, desde 1897 frecuentaba el ambiente artístico de “Els Quatre Gats”, donde se daban cita todos los artistas conocedores de las vanguardias europeas, lo que le sirvió para madurar en el estudio compositivo de paisajes con figuras en distintos planos de profundidad. De esta época son “Laderas de Montjuic” (1897) y “La catedral de los pobres” (1898), las dos obras maestras de su etapa juvenil. En estos años concurrió a las Exposiciones de Bellas Artes de Barcelona, en sus ediciones de 1894, 1896 y 1898. Ganador de una segunda medalla en la Exposición de Madrid de 1899, ese mismo año se traslada a la capital con el objetivo de opositar a la beca en Roma. Al no conseguirla, marcha con Santiago Rusiñol a Mallorca, en un viaje que supondrá un definitivo punto de inflexión en su carrera. Mir queda deslumbrado por el paisaje mallorquín, en concreto por el de Sa Calobra, que supuso para él una inagotable fuente de inspiración. El artista desplegará desde entonces toda una combinación de colores imposibles, fruto de su interpretación personal de la majestuosa naturaleza de la isla. Las pinceladas se alargaron y se convirtieron en manchas que casi hacían desaparecer los objetos y los referentes espaciales. En 1901 expone individualmente en la sala Parés de Barcelona el fruto de esta primera etapa mallorquina, y obtiene de nuevo segunda medalla en la Exposición Nacional. Tras un periodo de enfermedad que le obliga a trasladarse a Reus, obtiene en 1907 la primera medalla en la Exposición Internacional de Bellas Artes de Barcelona. Desde entonces, instalado en Camp de Tarragona, no se moverá del género del paisaje, pero ahora serán los pueblos de los alrededores los protagonistas de su pintura. Ya consolidado como figura destacada del panorama catalán, adquiere el definitivo reconocimiento a nivel nacional en 1917, cuando se le concede el Premio Nacional de Bellas Artes. Cuatro años después se casa y se instala definitivamente en Vilanova i la Geltrú. Sus éxitos se suceden, y en 1929 obtiene primera medalla en la Exposición Internacional de Barcelona. Al año siguiente gana la medalla de honor de la Exposición Nacional de Madrid, premio que perseguía desde 1922. Si bien fue un pintor principalmente autóctono, realizó muestras personales y colectivas en Washington, París, Pittsburg, Nueva York, Filadelfia, Ámsterdam, Buenos Aires y Venecia. Mir es hoy considerado como el más destacado representante del paisajismo postimpresionista español. Se conserva obra suya en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofía de Madrid, entre muchos otros.

OBSERVACIONES

Adjunta certificado de autenticidad y estudio de la obra emitido en el año 2004 por el historiador y crítico de arte Francesc Miralles.

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?







Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41