Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE “Sybilla Samia”. Taller de “Il Guercino”, Siglo XVII.

21/05/2018
17:00:55 CEST




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35142844
Final de subasta : 23 May 2018 19:07
Tiempo restante: 2018-05-23 19:07:00 GMT+02:00
Valor estimado: 7500-8500 €
Próxima puja 3000


DESCRIPCION

Taller de Guiovanni Francesco Barbieri “Il Guercino”, Siglo XVII.
“Sybilla Samia”.
Óleo sobre lienzo.
Medidas: 118 x 99 cm.; 139 x 118 cm. (marco).
La presente obra según escrito de Alfonso E. Pérez Sánchez, ex director del Museo del Prado al coleccionista en una visita a su colección en el año 1995 cita "Y aunque no soy especialista en Guercino, conozco su obra y parece muy probable qaue el cuadro de la Sibila Samia que pude ver con detalle en esa visita de 1995 y que Ud. adquirió con esa filiación sea de la autoría de ese pintor boloñés o cuando menos de su taller".
La Sibila Samia era la sacerdotisa que presidía el oráculo de Apolo, situado cerca del templo de Hera, en la isla griega de Samos. En el mundo antiguo grecolatino hubo numerosas sibilas, pero fue la Sibila Samia quien profetizó el nacimiento de Jesucristo. Es pintada como una hermosa mujer de belleza clásica y expresión melancólica. Se sitúa en posición de tres cuartos, con un fondo neutro y con una pluma en un tintero y un libro sobre una mesa en el ángulo inferior izquierdo como única referencia espacial. Predomina el tratamiento pictórico del claroscuro, tan propio de la pintura barroca, donde la figura, fuertemente iluminada gracias a un foco de luz exterior a la composición, destaca sobre un fondo en penumbra. En cuanto a la mujer, porta un turbante de color marrón oscuro sobre su cabeza y un trenzado adornado con perlas que deja al descubierto su pendiente, también en forma de perla. En la iconografía cristiana, las perlas de la Sibila Samia se relacionan con la salvación del hombre y la palabra de Dios, por lo que se asocian a la salvación a través de la redención. El juego de luces y sombras incide, especialmente, en los ropajes y sus pliegues, en los que predomina el rojo de la túnica y el marrón de la capa. Entre sus manos lleva un libro abierto, cuyas líneas versan: “SALVE CASTA/ SYON PERMU/LTAQVE PASSA/ PVELLA/ SYBILLA SAMIA”. Guercino fue uno de los artistas italianos más aclamados en la primera mitad del siglo XVII. Había nacido en la localidad de Cento, de la provincia de Ferrara. Las principales influencias que formaron su estilo fueron las de los boloñeses Ludovico Carracci y su primo Aníbal Carracci y el ferrarés Ippolito Scarsella. Aparte de una estancia de dos años en Roma durante el papado del boloñés Gregorio XV Ludovisi, su actividad se desarrolló en su pueblo natal hasta que en 1642 se trasladó a la vecina Bolonia. Tenía unos veinticinco años cuando llamó la atención de sus primeros clientes importantes, entre ellos el cardenal Alessandro Ludovisi, arzobispo de Bolonia; el cardenal Jacopo Serra, legado pontificio en Ferrara; el gran duque Cosme II de Toscana y el duque Fernando Gonzaga de Mantua. Ya mediada la década de 1620 rechazó invitaciones para trabajar fuera de Italia, de Carlos I de Inglaterra entre otros. Parece haber sido reacio a entrar en competencia directa con sus rivales boloñeses, sobre todo con Guido Reni, que desde 1610 aproximadamente era el pintor más celebrado de Italia. La mayor parte de su abundante producción está formada por cuadros de altar y de caballete, pero en la primera mitad de su carrera también pintó frescos en Cento, Bolonia, Roma (la Aurora del techo del Casino Ludovisi) y la catedral de Piacenza (1626-1627). Su primer estilo, «tenebrista», se caracteriza por la iluminación dramática, los colores saturados y las composiciones agitadas. La estancia en Roma le llevó a modificar gradualmente su estilo hacia un lenguaje mucho más idealizado y clásico, con composiciones más sosegadas y estructuradas, contornos más elegantes, una paleta en general más clara y rica en tonos pastel. En este óleo sobre cobre, el santo representado a modo de icono devocional lleva un manto blanco con cruces aspadas de San Andrés en rojo. Adopta una actitud dinámica, como si estuviera declamando ante el pueblo. Su semblante está resuelto en lenguaje naturalista, transmitiendo sin embargo un aire sereno, a lo que ayuda las suaves gradaciones lumínicas.

OBSERVACIONES

Obra reentelada. Presenta algunas faltas. Setdart puede ofrecer el servicio de restauración de la pieza, a petición y cargo del comprador. Esta pieza puede verse en la sede de Setdart Valencia, en la calle Cerdan de Tallada, 2.

HISTORIAL DE PUJAS

Ayuda


Teléfono para ofertas 932 463 241

COMPRAR EN SETDART

VENDER EN SETDART

LOGISTICA

RECUERDE que en los últimos 3 minutos
cualquier puja aumenta el tiempo de subasta
en 3 minutos más !!
puede hacer pujas consecutivas si lo desea en los últimos 3 minutos para alcanzar el precio de reserva
Como pujar en Setdart.com






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?







Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41