Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE “Retrato infantil” Atribuido a FEDERICO DE MADRAZO Y KÜNTZ

22/04/2018
17:52:46 CEST




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35089147
Final de subasta : 26 Apr 2018 18:42
Tiempo restante: 2018-04-26 18:42:00 GMT+02:00
Valor estimado: 12000-15000 €
Próxima puja 3600


DESCRIPCION

Atribuido a FEDERICO DE MADRAZO Y KÜNTZ (Roma, 1815 – Madrid, 1894).
“Retrato infantil”.
Óleo sobre lienzo.
Reentelado.
Medidas: 93 x 80 cm; 115 x 97 cm (marco).
Como en el resto de Europa, el retrato se convirtió en el siglo XIX en el género protagonista por excelencia de la pintura española, como consecuencia de las nuevas estructuras sociales que se implantaron en el mundo occidental a lo largo de esta centuria, encarnando la expresión máxima de la transformación del gusto y la mentalidad de la nueva clientela, surgida entre la nobleza y la alta burguesía adinerada, que tomaría las riendas de la historia en este periodo. Mientras los círculos oficiales dieron preponderancia a otros géneros artísticos, como la pintura de historia, y el incipiente coleccionismo alentó la profusión de los cuadros de costumbres, el retrato acaparó la demanda de pintura destinada al ámbito más privado, como reflejo del valor de lo individual en la nueva sociedad. Este género encarna la presencia permanente de la imagen de sus protagonistas, para su disfrute reservado en la intimidad de un estudio, al calor cotidiano de un gabinete familiar o presidiendo los salones principales de la casa.
El magistral retrato que nos ocupa continúa el estilo característico del maestro Madrazo, en el que deja a un lado lo accesorio para centrarse la figura, con una técnica más suelta y expresiva, de pinceladas cargadas de espontaneidad. Su dominio del dibujo le permite plasmar con enorme naturalismo las facciones, pero además capta sabiamente la expresión, introspectiva y ausente, puramente romántica, del pequeño. El artista plasma la imagen de un niño pudiente, procedente de una familia aristocrática, a través de una técnica completamente virtuosista y un tratamiento tremendamente minucioso. El niño descansa sobre un cojín, rodeado de una almohada de delicados bordados, todo ello contextualizado en una sala palaciega en la que los cortinajes de terciopelo otorgan gran escenografía a la escena, siguiendo el más puro estilo romántico. Las carnaciones del niño, quien se presenta con ropajes caídos que permiten ver su torso y sus piernas, otorgan luminosidad a la escena. La mirada sincera y apacible del representado destaca por sus luminosas y profundas pupilas, tremendamente expresivas en cuanto se dirigen directamente al espectador, en un gesto sincero y humano. La fama que llevó a Madrazo a ser uno de los más importantes retratistas españoles, traspasando las fronteras nacionales y destacando en ciudades como Roma o París, se entiende en esta obra en cuanto el artista cuida cada uno de los aspectos que configuran el retrato -esde el calculado fondo ya mencionado, en el que incluso se adivina la vista nocturna de un patio exterior, delimitado por una gran columna de basa moldurada y que se haya por encima de la cabeza del pequeño, hasta el suelo sobre el que descansa directamente el cojín, el cual se encuentra tapizado, tratándose posiblemente de una rica alfombra de cuidadas sedas.
Hijo del pintor neoclásico José de Madrazo, estudio en la escuela de Alberto Lista, en Madrid, y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Pintor precoz, ingresó como académico de mérito en San Fernando a los dieciséis años. En 1832 marchó pensionado a París a estudiar pintura con Ingres, amigo de su padre. Allí adquirió un estilo romántico a la manera francesa. En 1840 continúa su formación en Roma, donde entra en contacto con los nazarenos y, en especial, con Overbeck, lo que refuerza su destreza en el dibujo, ya importante en su estilo gracias a lo aprendido de su padre y de Ingres. Dos años después regresa a España, convertido en un pintor de gran prestigio, muy solicitado como retratista por la aristocracia madrileña. Pintor de cámara de la reina Isabel II, fue el gran retratista oficial de la época. Sus retratos se caracterizaron por la sencillez y naturalidad de sus modelos, y por una serenidad distante, íntimamente ligada al sentimiento romántico. Fue asimismo director del Museo del Prado, cargo que ejerció, aunque de forma interrumpida, durante treinta años hasta su muerte. También dirigió la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Desarrolló una brillante carrera como pintor de historia y, especialmente, como retratista, alcanzando un gran prestigio en los ambientes artísticos no sólo de Madrid, sino también de París y Roma. Su producción evoluciona desde una pintura donde predomina el purismo de la línea y el cuidado detallismo hacia una técnica más fluida y espontánea, de mayor profundidad expresiva. Está representado en el Museo del Prado, el Nacional del Palacio de Versalles, el de Bellas Artes de Bilbao, la Fundación Lázaro Galdiano y el Museo Romántico de Madrid, entre otros.

OBSERVACIONES

Reentelado.

HISTORIAL DE PUJAS

Ayuda


Teléfono para ofertas 932 463 241

COMPRAR EN SETDART

VENDER EN SETDART

LOGISTICA

RECUERDE que en los últimos 3 minutos
cualquier puja aumenta el tiempo de subasta
en 3 minutos más !!
puede hacer pujas consecutivas si lo desea en los últimos 3 minutos para alcanzar el precio de reserva
Como pujar en Setdart.com






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?







Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41