Descripción
JOSEP TAPIRÓ I BARÓ (Reus, Tarragona, 1836 – Tánger, Marruecos, 1913).
“Retrato masculino”.
Acuarela sobre papel.
Firmado con sello en el ángulo inferior derecho.
Medidas: 19 x 13 cm; 41 x 35 cm (marco).
Los dibujos académicos han significado un punto de inflexión en la trayectoria de los grandes pintores. El estudio detenido de la anatomía, las facciones y la postura de los representados se convertía en un elemento clave para entender los preceptos básicos de la disciplina pictórica. De hecho, instituciones como la Academia de Bellas Artes de San Fernando incorporaron en su programa de enseñanza la copia del modelo vivo al óleo. La pintura de Tapiró que nos ocupa constituye un ejemplo de la citada práctica. Los estudios a menudo se usan para comprender los problemas involucrados en la representación de temas y para planificar los elementos que se utilizarán en trabajos terminados, como luz, color, forma, perspectiva y composición. Los estudios pueden tener más impacto que un trabajo planificado más elaboradamente, debido a las nuevas ideas que el artista obtiene mientras explora el tema. Tales detalles ayudan a revelar los procesos de pensamiento y las técnicas de muchos artistas. Los estudios se remontan incluso al antiguo Renacimiento italiano, desde donde los historiadores del arte han mantenido algunos de los estudios de Miguel Ángel.
Pintor gran amigo de Mariano Fortuny, su vida y su obra estuvieron íntimamente ligadas a las de éste; se formaron juntos en Reus, Barcelona, Madrid y Roma, y compartieron su pasión por Marruecos y los temas orientalistas. Tapiró inicia su formación en La Escuela Municipal de Reus, donde conoció a Fortuny y fue discípulo de Doménech Soberano. En 1852 se traslada a Barcelona, e ingresa en la Escuela de Bellas Artes de La Lonja, donde estudia con Vicente Rodés y Claudio Lorenzale. En 1856 marcha a Madrid, donde fue discípulo de Federico de Madrazo. Allí además obtuvo una tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1867, con una obra que compró el Estado Español. En 1858 se traslada con Fortuny a Roma, donde entró en contacto con la comunidad de pintores españoles y asistió a los cursos de dibujo al natural de la Academia Chigi. Desde allí realizó varios viajes a Marruecos, acompañado en 1871 por Fortuny. Tras la muerte de éste, con quien compartía estudio en Roma, Tapiró se instala definitivamente en Tánger. Realizó visitas esporádicas a París, Reus y Barcelona, donde expuso en la sala Parés, y concurrió a exposiciones internacionales como las Universales de París y Chicago. Destacó como gran luminista, y adquirió renombre internacional como acuarelista, siendo especialmente apreciado en Inglaterra (exponía anualmente en Londres). Asimismo, fue fundador y primer presidente del Centro de Acuarelistas de Barcelona. Obtuvo dos medallas de plata en París (1889 y 1900), una mención honorífica en la Exposición de Barcelona de 1866 y una medalla en la Universal de Chicago de 1893. Entre los personajes notables que adquirieron obras suyas destacaron la familia real inglesa y el millonario estadounidense Vanderbilt, así como museos de Madrid, París, Berlín, Viena, San Petersburgo, Haarlem, Montreal y Norwich. Está representado en el Museo del Prado, el MACBA de Barcelona, el Dahesh de Nueva York y en el consulado de España en Tánger, entre otros.