Description
SALVADOR CLEMENTE Y PÉREZ (Cádiz, 1859- Madrid, 1909).
“La recogida”, Sevilla.
Óleo sobre lienzo.
Firmado y localizado en el ángulo inferior izquierdo.
Medidas: 53 x 78 cm; 73 x 96 cm (marco).
Clemente se dedicó a practicar el costumbrismo en Sevilla –bien que de acuerdo a una concepción todavía preciosista, de calidades y volúmenes nítidos y precisos–, cabe señalar que algún testimonio coetáneo (o casi, de 1929, como es el libro de Cascales) advierte que los trabajos favoritos del pintor fueron siempre los efectos de luz (aun practicando otro géneros), siendo una notabilidad en los fondos de sol según los elogios de la prensa de la época. En la presente obra, Salvador Clemente nos brinda una escena encuadrada dentro de dicho realismo-costumbrismo. Nos encontramos frente a una instantánea recogida en plena actividad laboral, desarrollada en un esplendoroso día de sol en el que un grupo de personajesse dedican a su tarea diaria. Clemente plasma la luz, inmortalizandoun espléndido día de sol en la ciudad de Sevilla.
Aunque clasificado en la escuela sevillana, la formacióninicial de Salvador Clemente tiene lugar en la Escuela de Bellas Artes gaditana, donde obtiene diversos premios en sus clases superiores. La Escuela se había beneficiado del progresivo amejoramiento de ésta cuando en 1854 asciende al rango de primera clase desde la situación en que se hallaba por el decreto de 1849, en el que Gobierno había establecido Academias Provinciales de Bellas Artes de segunda clase en trece ciudades, entre las cuales Cádiz: asociada al desarrollo del realismo, la figura del director, el pintor de historia Ramón Rodríguez Barcaza (1820-1892), fomentó la actividad docente de la Escuela, abriendo con sus éxitos nuevas perspectivas a los discípulos. Así, con el logro de una medalla de bronce por un Bodegón en la exposición local de 1879, Clemente decide trasladarse a París. En la capital cosmopolita del arte en aquellos momentos, amplió sus conocimientos, haciéndose discípulo del pintor español Francisco Domingo Marqués y del maestro francés León Bonnat, artista muy relacionado con España, que le inició en la senda del naturalismo académico. Regresa a España y se establece definitivamente en Sevilla en 1880, integrándose en la vida artística de la ciudad al aparecer en 1887 como tesorero de la Academia Libre de Bellas Artes. En 1880 regresó a su país y se instaló en Sevilla, ciudad donde pasó la mayor parte del resto de su vida. No frecuentó la participación en exposiciones, aunque cuando lo hizo obtuvo una Medalla de Bronce en la Regional de Cádiz de 1879 por una naturaleza muerta titulada Flores y frutas. Consiguió sus mayores éxitos en la pintura de género y, especialmente, en la de costumbres populares, que supo tratar con exquisito detallismo y cuidados efectos de luz. Buenos ejemplos de ello son los cuadros “La feria de pájaros en la Alfalfa de Sevilla”, que presentó a un concurso organizado por el periódico “El Porvenir” en 1882; La tarde, que fue adquirido por el presidente de Uruguay Julián Herrera; “Los naranjales”, “Niños cuidando pavos” y, sobre todo, “Volverán las oscuras golondrinas”, fechado en 1882, y que fue sin duda la obra que le aportó una mayor popularidad.Clemente probó fortuna en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes en una sola ocasión, en la de 1897, obteniendo una de las menciones honoríficas por la única obra que presentó, “Para el mercado”. Hoy en día su obra se encuentra en dividida en diferentes colecciones privadas y relevantes centros de interés artístico, como por ejemplo el Museo Carmen Thyssen de Málaga.