Descripción
VALENTIN DE ZUBIAURRE AGUIRREZÁBAL (Madrid, 1879 – 1963).
“Tipos vascos”.
Óleo sobre lienzo.
Firmado en el ángulo inferior izquierdo.
Con etiqueta al dorso de la XXemeExpositionBiennaleInternationale des Beaux-Arts, Venecia, 1936.
Medidas: 101 x 101 cm; 123 x 123 cm (marco).
Valentín de Zubiaurre demuestra en esta pintura sus soberbias dotes como retratista, reflejando con naturalismo y cercanía a los tres personajes protagonistas, perfectamente individualizados en sus actitudes y rasgos. Zubiaurre, que supo como nadie representar a las gentes de su tiempo, especialmente a vascos y castellanos, se recrea en las actitudes de las figuras, de gestos serios y mesurados. La joven muchacha, ataviada con la indumentaria popular vasca, se nos presenta de riguroso perfil, sosteniendo una cesta con frutos en su mano derecha. Su mirada se dirige al anciano que tiene en frente, cuyo rostro reflexivo alude al trabajo duro y la vida en el campo. En su mano derecha luce un bastón, que revela su avanzada edad, mientras en la izquierda sostiene una tinaja. Como él, el lugareño situado tras su espalda, de gesto impertérrito, viste ropas populares y luce txapela. Especial mención merece este último personaje, que mira directamente al espectador, aspecto que se aleja de lo usual en la pintura de género española coetánea, donde los personajes habitualmente ignoran la presencia del pintor (como, en esta composición, sí lo hacen los otros dos aldeanos). Tras este monumental retrato grupal, vemos desplegarse un conjunto de casas de la población. Las paredes blancas y los tejados a dos aguas nos hablan de que nos encontramos en una pequeña aldea del País Vasco, llena de vida según manifiestan los lugareños que invaden sus calles.
Hijo del compositor musical del mismo nombre, Valentín de Zubiaurre nació sordomudo, al igual que su hermano menor Ramón, también pintor. Inició su formación con el pintor Daniel Perea, también sordomudo, antes de ingresar en 1894 en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Allí será discípulo de Carlos de Haes, Muñoz Degrain, Ferrant y Moreno Carbonero, y en paralelo completará su sólida formación visitando el Museo del Prado. En 1898 los dos hermanos Zubiaurre emprenden un viaje de estudios que les llevará a Francia, Italia y los Países Bajos. De regreso a España obtendrán una beca de la Diputación de Vizcaya, en 1902, que les permitirá instalarse en París. Allí acudieron a las clases de la Academia Julian, conocieron las corrientes modernas que se desarrollaban entonces en la capital francesa y se interesaron por el impresionismo. No obstante, los hermanos Zubiaurre no se mostraron permeables a su influencia, debido principalmente al peso de su formación académica y a su admiración tanto por los primitivos flamencos e italianos como por pintores españoles coetáneos como Darío de Regoyos y, especialmente, Ignacio Zuloaga. Valentín de Zubiaurre envió con asiduidad sus obras a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, siendo galardonado en varias ocasiones; en 1908 obtuvo segunda medalla, y en 1917 alcanzó la primera. También fue distinguido con premios de instituciones extranjeras, y obtuvo premios en destacados certámenes internacionales celebrados en la primera década del siglo XX, entre ellos los de Múnich, Buenos Aires, Bruselas, San Francisco, San Diego y la Universidad de Panamá. Ya a partir de la década de los veinte, y hasta la guerra civil, los hermanos Zubiaurre vivirán su época de mayor éxito y reconocimiento, tanto en España como a nivel internacional. Tras la guerra Valentín de Zubiaurre retomó su carrera en España, y su reconocimiento se hizo oficial con su nombramiento como académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1945, culminando con la medalla de honor que se le concedió en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1957, seis años antes de su muerte. Está actualmente representado en los Museos de Bellas Artes de Chicago, Buenos Aires, París, Luxemburgo, Munich, Berlón, Tokio, Pittsburg y San Diego, así como en las principales pinacotecas del País Vasco, el Museo Castagnino en Argentina, el Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la colección BBVA y el Museo de Arte Moderno de Roma, entre otras tanto públicas como privadas.