Lote: 35092640
Valor estimado: 10000-15000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

Escuela flamenca del siglo XVII.
“Escena de caza”.
Óleo sobre lienzo.
Marco de época.
Medidas: 116 x 168 cm; 134 x 187 cm (marco).

La obra muestra un paisaje idealizado: una serie de árboles marcan unas líneas verticales acusadas, sólo ligeramente contrarrestadas por las líneas del terreno y sus colinas y por las construcciones situadas hacia la derecha (torres, un puente, casas más humildes, etc.), a la orilla de un río. En el fondo, un campesino aparece con dos bueyes o vacas, mientras en primer término un hombre de clase alta, como se deduce por su casaca roja, es ayudado y atendido por dos criados en su cacería, todos los personajes individualizados en sus atuendos, gestos y posturas. Dos cisnes, a la derecha, están alzando el vuelo para intentar escapar de los disparos. El punto de vista relativamente alto permite mostrar más distancia hacia el fondo y muchos más detalles del terreno. El gusto por lo anecdótico se muestra en la cantidad de figuras y detalles sin aparente relación entre sí, y en la ausencia de un tema de importancia que justifique el paisaje, algo que es característico ya tanto de la época como de la escuela a la que el óleo pertenece. La construcción a base de planos sucesivos es habitual en la pintura flamenca ya desde el siglo XV.
En Occidente el paisaje no apareció como género del todo independiente en el arte hasta, prácticamente, siglo XVII y gracias a la pintura holandesa (en especial, a Jacob van Ruysdael). Era tratado como un mero telón de fondo en la Edad Media, hasta que el Renacimiento comienza a mostrar interés por él. Llama la atención la gran producción de la época, cuyos destinatarios eran la cada vez más pudiente burguesía urbana, abundancia de obras a la que va unida la proliferación de los géneros pictóricos. Uno de ellos fue el paisaje, que adquirió un gran desarrollo desde el siglo XVII, momento hasta el que no había aparecido como un tema independiente, sin necesitar la presencia de una anécdota para existir.
Como otros géneros que adquieren gran popularidad durante el siglo XVII en Flandes, el de paisaje tiene sus raíces en la tradición pictórica de los Países Bajos del siglo XV. Los paisaje de fondo de las obras religiosas de Van Eyck, de Bouts o de van der Goes ocupan en ellas un lugar mucho más importante como elemento artístico que el ocupado por el paisaje en la pintura italiana de la misma época. En lo que respecta a la representación de la narrativa, el paisaje de los primitivos flamencos juega un papel esencial, no sólo como entorno natural de los personajes sino para separar y ambientar los diversos episodios de la historia narrada en la obra. En cuanto a la imitación de la naturaleza, los pintores flamencos del siglo XV procuran representar de forma verosímil en los paisajes de sus pinturas religiosas los campos y ciudades de su país natal, detallar su flora con precisión botánica y hasta dar idea de la hora del día y la estación del año en que transcurre la escena. Ese especial interés por la representación del paisaje se acrecienta según avanza el siglo XVI, cuando se desarrolla y populariza un nuevo tipo de paisaje para las escenas sacras: la vista panorámica. Muy pronto, sin embargo, sería la representación del paisaje en sí lo que habría de recibir atención de los pintores y, por supuesto, del público. En las vistas panorámicas de Joachim Patinir y sus seguidores se invierten los papeles: el asunto religioso es una excusa para el paisaje. En estos cuadros el paisaje se independiza completamente de toda narrativa, y es esta la dirección que habrían de seguir los pintores flamencos y holandeses de finales del siglo XVI y principios del XVII, momento en que la pintura de paisajes adquiere gran popularidad en los Países Bajos y empiezan a proliferar los especialistas en el género. Gillis van Coninxloo, Paul Bril, Jan Brueghel el Viejo y Joos de Momper son los paisajistas más distinguidos de la transición del siglo XVI al XVII, y cada uno de ellos le imprime a su visión del paisaje un sello muy personal.

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.




Newsletter

Setdart.com envía semanalmente, vía e-mail, un boletín con las novedades más destacadas.
Si todavía no has solicitado la recepción de nuestro Boletín, puedes hacerlo rellenando el siguiente formulario:

¿ DESEA RECIBIR NUESTRO NEWSLETTER ?