Lote: 35256236
Valor estimado: 13000-14000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCIÓN

PEDRO DE MOYA (Granada, c. 1610- 15 de enero de 1674)
“Inmaculada”.
Óleo sobre lienzo. Reentelado.
Presenta restauraciones.
Presenta en el reverso etiqueta antigua de la Exposición Iberoamericana, Sevilla, 1929: Escrito a tinta: Nº 806; Expositor D. Fernando López Cepero; Objeto: La Concepción de P. de Moya; Localidad: Sevilla.
Bibliografía: Exposición Iberoamericana. Pabellón de las Bellas Artes, Sevilla 1929: Calvo Castellón, A. Los fondos arquitectónicos y el paisaje en la pintura barroca andaluza. Granada, 1982, pp. 307 y 308.
Medidas: 49 x 38 cm; 63 x 49,5 cm (marco).
En la exposición iberoamericana de Sevilla, celebrada en 1929, se incluyeron varias obras de la colección de don Fernando López Cepero. Agrupadas en la sala V del Pabellón de las Bellas Artes. En 1982, el profesor Calvo Castellón incluyó este cuadro en la versión publicada de su tesis doctoral: Los fondos arquitectónicos y el paisaje en la pintura barroca andaluza. Entonces todavía pertenecía a la colección López Cepero de Sevilla. En el escrito mantiene la atribución tradicional a Pedro de Moya y destaca que éste sea el único pintor barroco granadino que pinta a la Inmaculada con un fondo de paisaje que incluye elementos de las letanías lauretanas: la bahía, la nao, el hortus conclusus con el pozo, la palmera, el ciprés. En cuanto a la procedencia cabe citar que Fernando López Cepero fue bisnieto de Manuel López Cepero, uno de los coleccionistas de arte más importantes del s. XIX español. Manuel López Cepero (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1778-Sevilla, 1858) fue un sacerdote de ideas liberales, escritor y político. Diputado en las Cortes de Cádiz, llegó a ser Deán de la catedral de Sevilla y ocupó importantes cargos políticos y culturales. Su colección, instalada en la antigua casa de Murillo, contaba con más de mil pinturas. La imagen de esta Inmaculada se encuentra perfectamente enmarcada dentro del siglo XVII español, marcado a nivel estilístico e iconográfico sigue los modelos establecidos en el barroco. Vemos a María vestida de blanco y azul (símbolos de pureza y de los conceptos de verdad y eternidad, respectivamente), apoyada sobre la esfera, y un conjunto de vaporosas nubes que armonizan con los rostros de ángeles niños. Es muy interesante destacar que bajo el rompimiento de gloria en el que se inscribe la Virgen, se divisa un paisaje en el que se aprecia una vista marítima y otra de carácter paisajístico, demostrando así el poder de la Virgen como Reina del cristianismo, ejerciendo su poder universalmente. La imagen icnográfica definitiva de la Purísima se concretó en el siglo XVI, y al parecer en España. Siguiendo una tradición valenciana, el jesuita Padre Alberro tuvo una visión y la describió al pintor Juan de Juanes para que la plasmase con la mayor fidelidad. Se trata de un concepto iconográfico evolucionado, que a veces asocia el tema de la Coronación de la Virgen.
Existen pocos datos biográficos sobre la vida de Pedro de Moya, según las palabras de Palominio, Pedro de Moya comenzó su formación en Sevilla de la mano del maestro Juan del Castillo. Fue en dicha ciudad donde estableció contacto con la pintura de Murillo y Alonso Cano, los cuales influyeron artísticamente en la concepción pictórica de Pedro de Moya. Se conoce que se trasladó a Flandes, debido a su condición militar, y estableció contacto con el pintor Van Dyck, además de con Rubens. La cercanía con Van Dyck ha dado pie a pensar que Pedro de Moya se trasladó a Inglaterra junto al maestro. Es probable que volviese a España en el año 1641, primero en la ciudad de Sevilla y posteriormente en Granada. Es probable que esta condición de vida nómada dificultase la investigación respecto a su biografía, además a dicha característica se le debe añadir un escaso conocimiento de su producción artistita, ya que en la actualidad existen pocas obras documentadas del maestro. Estéticamente su pintura se definió por un estilo continuador al de Cano.

OBSERVACIONES

Presenta en el reverso etiqueta antigua de la Exposición Iberoamericana, Sevilla, 1929: Escrito a tinta: Nº 806; Expositor D. Fernando López Cepero; Objeto: La Concepción de P. de Moya; Localidad: Sevilla.
Bibliografía: Exposición Iberoamericana. Pabellón de las Bellas Artes, Sevilla 1929: Calvo Castellón, A. Los fondos arquitectónicos y el paisaje en la pintura barroca andaluza. Granada, 1982, pp. 307 y 308.

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.





Newsletter

Setdart.com envía semanalmente, vía e-mail, un boletín con las novedades más destacadas.
Si todavía no has solicitado la recepción de nuestro Boletín, puedes hacerlo rellenando el siguiente formulario:

¿ DESEA RECIBIR NUESTRO NEWSLETTER ?