Lote: 35213296
Valor estimado: 13000-14000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

EDUARDO ARROYO (Madrid, 1937-2018)
“Gracia inminente”, 1986
Escultura en bronce y metal
Firmada y justificada en la figura. Ejemplar 2/6
Medidas: 43 x 53 x 13 cm
Pintor, escultor y grabador, Arroyo destaca como una importante figura dentro del movimiento neofigurativista. Clave de la nueva figuración española, Arroyo cobró protagonismo en el circuito artístico nacional tardíamente, a partir de los años ochenta, tras un alejamiento de dos décadas forzado por el régimen franquista. Actualmente, sus obras cuelgan en los más reputados museos españoles y su creatividad se extiende a las escenografías teatrales y las ediciones ilustradas. Arroyo inicia su carrera dentro del periodismo, finalizando sus estudios en 1957. A continuación marcha a París, huyendo del asfixiante clima político español del momento. Aunque su primera vocación fue la de escritor, tarea que prosigue hasta hoy, ya en 1960 vivía de su labor como pintor. Ese año se presenta por primera vez en el Salón de Pintura Joven de París. Su actitud crítica ante las dictaduras, tanto las políticas como las artísticas, le empujó a iniciativas controvertidas. Optó por la pintura figurativa en unos años de aplastante dominio de la pintura abstracta en París, y sus primeros temas recordaban a la “España negra” (efigies de Felipe II, toreros, bailarinas), trabajados en clave cáustica y nada romántica. A principios de los sesenta su vocabulario plástico se mueve bajo la influencia norteamericana del pop art, y hacia 1964 se hace definitiva su ruptura con el arte informal. Su primer impacto público se produjo en 1963, al presentar en la III Bienal de París una serie de efigies de dictadores que provocó las protestas del gobierno español. Ese mismo año, Arroyo preparó una muestra en la galería Biosca de Madrid, que se inauguraría sin su presencia ya que hubo de huir a Francia perseguido por la policía; la exposición fue censurada y cerrada a los pocos días. Sin embargo, la opción figurativa de Arroyo tardó en ser aceptada en París. El pintor rechazaba la devoción incondicional por algunos vanguardistas, como Duchamp o Miró, que consideraba impuesta por modas. Realmente, su interés es desmitificar a los grandes maestros y defender el papel del mercado como protector y termómetro del arte, frente a la red de museos e influencias sufragada con dinero público. En 1974, Arroyo fue expulsado de España por el régimen, y no recuperaría su pasaporte hasta la muerte de Franco. Sin embargo, su despegue crítico en España no fue inmediato, y se demoraría hasta principios de los ochenta. En 1982 se le concedió el Premio Nacional de Artes Plásticas, y se le dedicaron muestras antológicas en la Biblioteca Nacional de Madrid y el Centro Pompidou de París. Actualmente, Arroyo está representado en el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid, el Patio Herreriano de Valladolid, el de Bellas Artes de Bilbao, el Hirshhorn Museum and Sculpture Garden de Washington D.C. y el de Arte Moderno de Lille (Francia), entre otros.

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.





Newsletter

Setdart.com envía semanalmente, vía e-mail, un boletín con las novedades más destacadas.
Si todavía no has solicitado la recepción de nuestro Boletín, puedes hacerlo rellenando el siguiente formulario:

¿ DESEA RECIBIR NUESTRO NEWSLETTER ?








<