Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE “Libertad”, 1976. Antoni Tàpies Puig

21/02/2018
20:04:50 CET




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35158440
Valor estimado: 18000-20000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

Antoni Tàpies Puig (Barcelona, 1923 – 2012).
“Libertad”, 1976.
Pintura y lápiz graso sobre papel.
Firmada y dedicada “ A Carlos Franqui con amistad” en el ángulo inferior derecho.
Medidas: 76 x 56 cm; 61 x 75 cm (marco).
Certificada por la comisión Tapies e incluida en el archivo de la obra completa de Tapies.
A obra que presentamos una maqueta original para la litografía “Libertad” dedicada en homenaje a Carlos Franqui (Cuba 1921- Puerto Rico, 2010) quien participó activa y decisivamente en la Revolución cubana y fue un gran referente de la historia reciente de Cuba y su mejor testigo. La defendió todo lo que pudo de la tendencia irrefrenable de Fidel Castro al poder omnívoro. Ayudó a prestigiarla en el extranjero. La documentó y registró con celo de historiador. La criticó con la autoridad moral que le daba no haberse retractado nunca de su necesidad histórica original y de sus logros primeros, alejándose de esta manera de los dulces cantos de sirena del exilio de Miami. Por ello, su muerte, fue silenciada oprobiosamente en La Habana y apenas mencionada en los medios y circuitos cubanos fuera de la isla. Para los intelectuales y artistas cubanos de varias generaciones Franqui era un mito, pues fue el hombre que hizo posible y llevó a Cuba el Salón de Mayo de París en 1967. En el Pabellón Cuba de la calle 23 se expuso una explosiva y potente colección de arte moderno que contravenía las ya muy fuertes directrices estalinistas que hablaban de arte revolucionario y comprometido, algo que a lo que Franqui se oponía férreamente. El Salón de Mayo llevó a Cuba obras de Picasso, Max Ernst, Ricardo Matta, Monory, Masson, Calder y otros muchos artistas señeros del siglo XX, y allí había también expuesta una importante muestra de arte cubano, con Camacho, Fernando Luis y Lam, entre otros. El revulsivo fue histórico y la polémica estaba servida. La plástica cubana nunca volvió a ser la misma y el Salón de Mayo marcó al arte cubano contemporáneo.
Franqui se había instalado en Europa después de abandonar la dirección de diario Revolución en 1963, publicación que ya había dirigido en la clandestinidad antes de 1959 a la vez que la emisora Radio Rebelde. En el diario Revolución fundó, junto a Guillermo Cabrera Infante, el suplemento cultural Lunes de Revolución.
Ya en el exilio, sus libros de arte se convirtieron en codiciadas piezas de coleccionista, al hacer colaboraciones con artistas como Antoni Tapiès, Alexander Calder y Joan Miró, entre otros. Si bien el castrismo lo calificó de traidor y de hecho le persiguió en el extranjero con el sanbenito de agente de la CIA, parte del exilio nunca le aceptó y le recordaban frecuentemente su papel activo el los albores de la revolución castrista.
Antoni Tàpies se inicia en el arte durante la larga convalecencia de una enfermedad pulmonar. Progresivamente se dedicará con mayor intensidad al dibujo y a la pintura, y finalmente deja sus estudios de Derecho para dedicarse por completo al arte. Cofundador de “Dau al Set” en 1948, empieza a exponer en los Salones de Octubre de Barcelona, así como en el Salón de los Once celebrado en Madrid en 1949. Tras realizar su primera muestra individual en las Galerías Layetanas, viaja a París en 1950, becado por el Instituto Francés. En estos años inicia su participación en la Bienal de Venecia, expone de nuevo en las Layetanas y, tras una muestra en Chicago, en 1953 expone de forma individual en la galería neoyorquina de Martha Jackson. Desde entonces se sucederán sus muestras, tanto colectivas como individuales, por todo el mundo, en destacadas galerías y en museos como el Guggenheim de Nueva York o el de Arte Moderno de París. Desde los años setenta se le han dedicado antológicas en Tokio (1976), Nueva York (1977 y 2005), Roma (1980), Ámsterdam (1980), Madrid (1980), Venecia (1982), Milán (1985), Viena (1986) y Bruselas (1986). De formación autodidacta, Tàpies ha creado un estilo propio dentro del arte de vanguardia del siglo XX, en el que se combinan la tradición y la innovación dentro de un estilo abstracto pero lleno de simbolismo, dando gran relevancia al sustrato material de la obra. Cabe destacar el marcado sentido espiritual dado por el artista a su obra, donde el soporte material trasciende su estado para significar un profundo análisis de la condición humana. La obra de Tàpies ha tenido una gran valoración a nivel internacional, estando expuesta en los más prestigiosos museos del mundo. A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios y distinciones, entre los que cabe destacar el Praemium Imperiale de Japón, el Nacional de Cultura, el Gran Premio de Pintura en Francia, el de la Fundación Wolf de las Artes (1981), la Medalla de Oro de la Generalitat de Cataluña (1983), el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1990), la Medalla Picasso de la Unesco (1993) y el Premio Velázquez de Artes Plásticas (2003).
Tàpies se interesó muy pronto por la materia, la tierra, el polvo, los átomos y las partículas, a raíz de la II Guerra Mundial y del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Japón. Esto se traducirá en su obra en la adición de materiales ajenos a la tradición pictórica, en obras matéricas que constituirán una parte muy significativa de su producción, dando forma a una suerte de proyecto vital que continuó hasta su muerte. Sin embargo, el concepto de Tàpies de la materia no era platónico ni puramente físico, sino más cercano al misticismo medieval, a la alquimia y la magia mimética, por lo que concebía sus obras como un instrumento poderoso para transformar al espectador. En los años cincuenta y sesenta, el artista mirará hacia lo que se considera miserable y bajo, material en toda la extensión de la palabra, y trabajará sobre ello a través de las imágenes aisladas de su contexto y repetidas. En paralelo, fue un artista siempre sensible a los movimientos políticos y sociales, y por ello a finales de los años sesenta y principios de los setenta se intensifica su rechazo a la dictadura, lo que se traduce en obras de protesta y denuncia. Por esta época, Tàpies coincide con el “arte povera” europeo y el posminimalismo estadounidense en su tratamiento de los objetos, mostrándolos sin artificio aunque rechaza la búsqueda de la objetividad y los incorpora a su obra, transformándolos en símbolos y signos de su propio lenguaje. Una vez restaurada la democracia en España, a principios de los ochenta, Tàpies renueva su interés por el soporte, por el lienzo, mientras experimenta con nuevos materiales como la goma-espuma, el aerosol, los barnices o disciplinas como la escultura y la obra gráfica. Hacia el final de esta misma década el artista se adentrará definitivamente en la cultura oriental por la que ya se había interesado en los años de la guerra. A través de ella refuerza el protagonismo de la materia en su lenguaje, las ideas de cambio constante y de la identidad entre hombre y naturaleza y la negación del dualismo judeocristiano. Finalmente, en su última etapa Tàpies reflexionará principalmente sobre el dolor, tanto el físico como el espiritual, que concibe como parte imprescindible de la vida. Busca conocer el dolor para suavizarlo, en una vía de influencia budista, y a la vez comienza a centrarse cada vez más en el paso del tiempo, ahora más que nunca basado en la propia experiencia..

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?







Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41