Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE BENGT LINDSTRÖM (Suecia, 1925-2008). Sin título

23/04/2018
01:52:13 CEST




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35173775
Valor estimado: 7000-8000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

BENGT LINDSTRÖM (Suecia, 1925-2008).
Sin título.
Óleo sobre cartulina marruflada en lienzo.
Firmado en el ángulo inferior derecho.
Medidas: 106 x 75 cm; 116 x 85 cm (marco).
Lindström fue uno de los artistas contemporáneos más conocidos de Suecia con un estilo característico y personal en el que fusionaba multitud de colores, en los que a menudo incluía elementos figurativos en ocasiones distorsionados. Comenzó su desarrollo en Estocolmo artístico, y posteriormente pasó a Copenhague, Chicago y París. Sus experiencias lo ayudaron a desarrollar su propio estilo. Un estilo único que lo haría reconocido en todo el mundo. Estilísticamente los primeros años de Bengt como artista revelan una gran influencia de los artistas locales de Norrland. Aunque una vez trasladado a Paris después de su corta estancia en el College of Arts, Crafts & Design, Bengt estudió con Isaac Grünewald en Estocolmo durante un año. Grünewald fue uno de los pioneros del modernismo sueco y había estudiado con artistas influyentes como Matisse. Bengt encontró inspiración en esta nueva estética y comenzó a desarrollar su estilo desde estas premisas. Abandonó los motivos del paisaje de Norrland e intentó desarrollar un estilo moderno. Durante este período, fue fuertemente inspirado por Picasso, Matisse y otros artistas destacados en el movimiento de vanguardia.
Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Bengt estudió en Copenhague en la Academia de Arte bajo Aksel Jørgensen durante 1945-1946. Allí experimentó por primera vez el arte contemporáneo mediante las expresiones básicas y los mitos de lo que más tarde se convirtió en el movimiento COBRA. Posteriormente, cruzó el Atlántico hacia Chicago, donde el Instituto de Arte de Chicago proporcionó nuevos conocimientos a través del expresionismo abstracto de Pollock y De Kooning. Pero fue París quien lo atrajo, ya que París se convirtió una vez más en el centro internacional de las artes y la cultura. Después de pasar un año en Chicago, el sueño de Francia se convirtió en realidad. En el verano de 1947, Bengt llegó a París con nada más que unos pocos dólares que había ganado en los juegos de cartas nocturnos con otros artistas y personajes sombríos del inframundo de Chicago. La vida en París satisfizo perfectamente a Bengt Lindström y finalmente encontró su lugar en el mundo, convuirtiendo parís en su nuevo hogar. Los primeros años en París fueron difíciles aunque Bengt fue extremadamente productivo pero no vendió casi nada. Si no hubiera sido por las exposiciones anuales de verano en Härnösand y las contribuciones regulares de sus padres, no habría podido continuar con su carrera artistica. Durante este tiempo, bajo las directrices de sus maestros André Lhote y Fernand Léger, Bengt experimentó con una gran variedad de técnicas. A mediados de 1950, el collage era la técnica dominante, también intentó trabajar en mosaicos durante un año, para cambiar por completo a serigrafía el próximo año. Durante esta etapa se vio obligado a pintar en blanco y negro durante este período porque no podía comprar colores. Si inesperadamente se apoderaba de algunos colores, los mezclaba con restos de pintura en polvo para estirarlos. El punto de inflexión llegó a finales de la década de 1950, cuando un marchante de arte británico que viajó a París en busca de artistas "inusuales" compró varias de sus pinturas. Con el dinero obtenido de esta primera venta, Bengt Lindström finalmente pudo pintar como quería. Lo primero que hizo fue comprar pinturas y lienzos adecuados. Realizando piezas con gruesas capas de amarillo, rojo, verde y azul reemplazaron al blanco y negro; y debido a sus pinceladas cada vez más fuertes, las pinturas adquirieron una nueva dimensión. La calidad abstracta y expresionista de sus imágenes se hizo más obvia. Las pinturas paisajísticas desaparecieron poco a poco, reemplazadas por las caras distorsionadas en forma de máscara y, más tarde, la mitología nórdica que ha caracterizado a su arte desde entonces. Abandonando la anatomía y la representación correctas y concentrándose en cambio en los colores y la textura, Bengt encontró así su camino para articular las cualidades primitivas y violentas que había estado buscando en las montañas y bosques del norte de Suecia. Debido a su combinación frenética de composición y colores, las pinturas de Bengt Lindström surgieron en una frontera entre la complejidad interna y la simplicidad externa.

Durante la década de 1960, se forjó un puesto como uno de los más grandes artistas contemporáneos suecos, con exposiciones en ciudades como París, Londres, Bruselas, Cincinnati y Tokio. Bengt se hizo particularmente muy apreciado en el sur de Europa. En Italia se le dio el sobrenombre de "Vento del Nord" (Viento del Norte) debido a sus colores vivos y fuertes pinceladas. Mucha gente asoció su estilo con la cultura sami. Bengt fue un artista extremadamente productivo y realizó varias exposiciones por año en varios lugares del mundo. En una exposición histórica, mostró su serie de dioses Aesir en el Museo de Antigüedades Nacionales de Estocolmo en 1983. La exposición consistió en siete lienzos gigantescos, cada uno de 2 por 3 metros, que representaban a los antiguos dioses nórdicos en el típico estilo frenético de Bengt. Su creciente fama llevó a varias comisiones comerciales notables, entre otros de Volvo. Diseñó las compuertas de la central eléctrica de Akkat en las afueras de Jokkmokk, los tanques de almacenamiento de petróleo en Örebro y la escultura en forma de Y de 30,5 metros de altura en el aeropuerto de Midlanda, a las afueras de Sundsvall / Timrå. En la película documental "Lindström - un infierno de sentimientos por el color y la forma", Bengt Lindstrom comenta sobre su vida como artista y su producción durante los últimos 60 años: "Sí, buen Dios, qué mierda he producido. ¡Pero tienes que hacer mucho si algo va a ser bueno! ".

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?







Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41