Setdart Subastas, contáctenos en el Telf: +34 932 463 241 y 936 247 055

SUBASTAS DE AMELIA PELAÉZ DEL CASAL (Cuba, 1896 – 1968).

23/07/2018
00:15:31 CEST




Ayuda tv concept Contacte con Setdart

Facebook Vimeo
Google+
Twitter PinInterest



Lote: 35175154
Valor estimado: 4000-5000 €


Entre el importe de su oferta siempre con números.
Recuerde que a la misma se le ha de aplicar un incremento del 18% como comisión y el IVA correspondiente aplicado sobre esta comisión.


DESCRIPCION

AMELIA PELAÉZ DEL CASAL (Cuba, 1896 – 1968).
Sin título, 1965.
Técnica mixta sobre cartulina.
Firmado y fechado.
Adjunta factura de exportación y del fondo cubano de bienes culturales.
Medidas: 61 x 45,5 cm.
Amelia Pelaéz pintó sus obras más interesantes durante su madurez. En un primer momento su estética se encontraba muy ligada a la academia. En el año 1916 inició sus estudios en la academia de san Alejandro y en el año 1921 se marchó a Nueva York. Ella comentaba en un principio que Estados Unidos no le aportó nada, pero allí se puso en relación con la modernidad, entrando en contacto con arte diferente, nuevo y vanguardista. Finalmente volvió a la academia de San Alejandro para acabar de graduarse en el año 1926 con honores, y de la mano de Romanach, es decir, de la mano del arte más académico. Posteriormente viajó a Paris en el año 1927 y allí estuvo durante siete años. Llegó con un encargo estatal, con el fin de investigar las escuelas y saber cómo se constituía el panorama artístico. Durante esta etapa Amalia se va a zambullir en el arte, que para ella es una renovación. Se matriculó en la escuela del Louvre, también en ese ambiente clásico, y en el año 1931 ingresó en una academia recién inaugurada, la academia contemporánea de Fernand Léger, donde se encontraba una profesora que fue una revelación artística para Amelia. Alejandra Exter (1882 -1949) pintora y diseñadora rusa, que seguía las ideas del constructivismo y ejerció una gran influencia en la formación de Amalia. A través de sus obras de carácter geométrico y de superposiciones de planos. Amelia encontró en la Europa de las vanguardias no el purismo de éstas, sino algo más postmoderno, pero aun así le interesó ya que se trataba de todo un mundo de sugerencias para poder asimilar y crear una nueva estética. En un artículo que ella escribió en un periódico de París, sobre los pintores cubanos, dijo que éstos se interesaban por los grandes maestros de lo contemporáneo, para poder crear una revolución en La Habana. Los que vuelven a Cuba asimilaban la tradición clásica, pero se inspiraban en los temas de su país, aunque también les interesaba Gauguin, y el arte de los negros. En Paris asimiló lo que estaba viendo y realizó cuadros de este tipo, con un fuerte peso basado en la figuración y en el postvanguardismo. El ellos apostaba por el rigor geométrico y rompía con el espacio convencional, apostando por una visión meramente plástica, propia de la vanguardia. En 1934 regresó a La Habana, en pleno cambio político, cuando subía Batista al poder. Se recluyó en su estudio y se dedicó a dar forma a su obra definitiva. Eliminando los lastres académicos de forma tardía. Cuando se produjo la catarsis de llegar a su tierra comenzó a producir su propio lenguaje ya que es en La Habana donde se dio cuenta de que no quería ser una simple pintora de la Escuela de París, sino una artista cubana, moderna y vanguardista. Se puso en contacto con Wilfredo Lam, quien conocía a fondo las tradiciones afrocubanas tras venir de París y ella misma acaba encontrando su estilo, mirando a la ciudad de La Habana. Recorriendo la ciudad, sus recuerdos infantiles, la artesanía, las raíces, los vitrales de colores, las rejerías. En definitiva todo aquello que define a la ciudad de la Haba como una ciudad cromática. Cuando se piensa en la obra Amelia hay que aludir a su capacidad para unir lo viejo o colonial con lo nuevo, el mundo de París, lo une gracias a que utiliza un método de trabajo, lo que le permite fundir lo viejo y lo nuevo sin violencia. Consigue fundir la vanguardia de París, el gusto por el geometrismo, el rechazo de representación de la realidad en los cuadros; lo funde de manera armónica al entorno natural que ella tiene y conoce. No ha tenido que forzarlo buscando tradiciones populares a tribus o bailes populares. Actualmente su obra se encuentra representada en el MoMA de Nueva York, el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana y otros tanto cubanos como internacionales.

OBSERVACIONES

Adjunta factura de exportación y del fondo cubano de bienes culturales.Esta pieza puede verse en la sede de Setdart Madrid en la calle Conde de Aranda,22.

Ayuda

¿ Prefieres hablar directamente con nosotros ?
Teléfono para consultas
932 463 241

Si el vendedor acepta su oferta se lo comunicaremos inmediatamente enviándole un presupuesto a medida. Para realizar una oferta ha de estar previamente conectado como USUARIO.






¿ Desea recibir nuestro boletin de novedades ?








Sí desea que le ayudemos
a registrarse como usuario
llámenos al teléfono 93 246 32 41