35094830-(100).jpg
35094830-(05).jpg
35094830-(03).jpg
35094830-(08).jpg
35094830-(33).jpg
35094830-(12).jpg
35094830-(14).jpg

Armadura completa del taller de MYOCHIN MUNEHISA; Japón

Lote 35094830
Armadura completa del taller de MYOCHIN MUNEHISA; Japón, periodo Edo, entre el imperio de Kokaku el de Ninko, 1780-1846.
Firmada.
Completa, con parasol, espantamoscas y sandalias.
Medidas: 51 x 39 x 39 cm (caja); 160 x 45 x 38 cm (total)

Valor estimado: 12.000 - 15.000 €
Final de subasta: 05 Dec 2022 17:47
Tiempo restante: 2022-12-05 17:47:00 GMT+01:00
Próxima puja: 5000

HISTORIAL DE PUJAS

DESCRIPCIÓN

Armadura completa del taller de MYOCHIN MUNEHISA; Japón, periodo Edo, entre el imperio de Kokaku el de Ninko, 1780-1846.
Firmada.
Completa, con parasol, espantamoscas y sandalias.
Medidas: 51 x 39 x 39 cm (caja); 160 x 45 x 38 cm (total)
Esta extraordinaria armadura es de las más completas y en mejor estado que pueden encontrarse, dado que muchas de las que aparecen en el mercado son reconstrucciones realizadas a partir de piezas de origen diverso. Además, presenta la peculiaridad única del tocado con remate de parasol.
Datada entre los reinados de Kokaku Tenno (1779-1817) y Ninko Tenno (1817-1846), entre finales del siglo XVIII y la primera mitad del XIX, en el periodo Edo, está firmada por el famosísimo taller de Myochin Munehisa en Kaga (Ishikawa), perteneciente a una de las más antiguas familias dedicadas a este arte en Japón. Además, tocado o “sashimono” con parasol lleva el nombre del samurái para el que fue construida, Kashin Tatebe.
La armadura japonesa, independientemente de su evolución a lo largo del tiempo, siempre trata de combinar la protección con la movilidad, de forma que el guerrero tuviese una aceptable libertad de movimiento. Por ello los “gushoku-shi”, los maestros artesanos de este arte, buscaron siempre materiales que permitiesen este equilibrio, como el metal y el cuero. Los hallazgos arqueológicos nos muestran que ya en el 400 a.C. se utilizaba el hierro para fabricar protecciones, exhaustivamente trabajado para reducir su peso y facilitar así el movimiento. Las primeras armaduras japonesas conocidas están datadas entre los siglos V y VIII, y proceden de túmulos funerarios del estado de Yamato. Denominadas “tanko”, estaban confeccionadas con placas de hierro sujetas con correas de cuero, y estaban pensadas para ser portadas por guerreros a pie. Presentaban una cierta dificultad a la hora de vestirlas, algo que se irá mejorando paulatinamente hasta llegar a las “kogane-maijiri-no yoroi” del siglo XIX. Algo posteriores a las “tanko” con las “keiko”, laminares y pensadas para ser utilizadas por la caballería, por su mayor ligereza y capacidad de movimiento. Algunas de ellas han sido halladas en las figuras “haniwa” de los túmulos funerarios. De la evolución de este tipo de armadura, ya a finales del periodo Heian (794-1185), comienzan a verse las primeras armaduras completas tal y como las conocemos hoy, construidas a partir de láminas de hierro unidas con tiras de cuero y cordones de seda, lo que permitía, de nuevo, incrementar la movilidad y la ligereza. De hecho, la fabricación de armaduras se irá complicando hasta tal punto que será, ya en el siglo XIX, considerada un arte independiente, el “odoshi-gei”. Así, en los siglos XVIII y XIX las armaduras incluirán numerosas variaciones pensadas para reflejar el clan y el rango a los que pertenecía el guerrero que la portaba. Especial mención merecen los colores, no sólo por su vinculación con determinadas familias sino también por su contenido simbólico. De hecho, el color blanco corresponde en la cultura japonesa al luto, y si aparecía en una armadura representaba el convencimiento de dejar la vida en la batalla. Esta progresiva complicación generó sin embargo una importante controversia, dado que la complejidad de los entramados de seda y cuero facilitaba que en ellos quedaran enganchados armas y proyectiles del enemigo durante la batalla, y sus recovecos podían albergar moho y parásitos.
La paz imperante en el periodo Edo tuvo importantes consecuencias en la fabricación de armaduras, al igual que en la producción armamentística. Desapareció la producción masiva de armaduras, y éstas adquirieron un nuevo significado, ya no tanto como elemento protector como símbolo de estatus y poder. De hecho, llegaron a ser consideradas objetos puramente artísticos. Este cambio de mentalidad llevó a la realización de un nuevo tipo de armadura, más opulento y sobrecargado de decoración, dado que estaban pensadas para ser lucidas por grandes generales o “daimyos” en act

OBSERVACIONES

Completa y en perfecto estado.

AYUDA


Teléfono para ofertas 932 463 241

Cómo comprar

Cómo vender

Pagos

Logística

RECUERDE que en los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 1 minuto más.

También en los últimos 3 minutos, si lo desea, puede hacer
pujas consecutivas para alcanzar el precio de reserva.

Newsletter

¿Desea recibir nuestro boletín?

Setdart envía, semanalmente y vía e-mail, un boletín con las novedades más destacadas.

Si todavía no ha solicitado la recepción de nuestro boletín, puede hacerlo rellenando el siguiente formulario.


SETDART ONLINE SL, como responsable del tratamiento, tratará tus datos con la finalidad de remitirte nuestra newsletter con novedades comerciales sobre nuestros servicios. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos consultando la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.