Anterior Siguiente
35194474-(100).jpg
35194474-(12).jpg
35194474-(10).jpg
35194474-(100).jpg
35194474-(15).jpg
35194474-(14).jpg
35194474-(16).jpg

Manolo Millares Sall

Lote 35194474
MANOLO MILLARES SALL (Las Palmas de Gran Canaria, 1936 – Madrid, 1972).
“Hombre caído”, 1968.
Tinta sobre papel GVARRO.
Firmado y fechado a mano. Firmado, fechado y titulado en el reverso.
Presenta certificado de autenticidad. Presenta ligeras dobleces horizontales, poco apreciables debido al color negro intenso de la pieza.
Medidas: 37 x 33 cm.; 53 x 49,50 cm. (marco).

Última puja:: 9000
LOTE ADJUDICADO
Subasta finalizada
HISTORIAL DE PUJAS

DESCRIPCIÓN

MANOLO MILLARES SALL (Las Palmas de Gran Canaria, 1936 – Madrid, 1972).
“Hombre caído”, 1968.
Tinta sobre papel GVARRO.
Firmado y fechado a mano. Firmado, fechado y titulado en el reverso.
Presenta certificado de autenticidad. Presenta ligeras dobleces horizontales, poco apreciables debido al color negro intenso de la pieza.
Medidas: 37 x 33 cm.; 53 x 49,50 cm. (marco).
Millares, definitivamente adscrito al informalismo, en un momento álgido en que su producción es de máxima creatividad entre los años 1968 y 1969, desarrolla un trabajo dibujístico extraordinario, donde llama poderosamente la atención su capacidad para realizar un trabajo similar al desarrollado en sus arpilleras, pero ahora sin recurso matérico alguno, confiándolo todo a grandes extensiones de negros.
Su trabajo es como un “grito silencioso”, expresivo pero callado, de denuncia, potente y dramático en el que prima el gesto, y se valora la fuerza y el pensamiento.
«mi arte es una bofetada a la muerte para justificar la vida».
Trabaja intensamente el papel, siempre en constante evolución, de gran creatividad expresiva, vigoroso en el gesto, de tonos oscuros, que muta en unas obras con predominio del negro.
En esta obra percibimos como trasfondo su alta estima por Francisco de Goya y especialmente por sus pinturas negras, que están sin duda en la raíz de su trabajo, así como su interés por la caligrafía automática , como podemos apreciar en la parte superior del cuadro donde mediante juegos caligráficos de escrituras ilegibles aparece la fecha de realización de la obra, 1968.
Cofundador del grupo El Paso en 1957, Millares inicia su carrera en Canarias, imbuido del ambiente surrealista desarrollado en torno a Óscar Domínguez. Su obra gira en torno a dos preocupaciones esenciales, que en realidad son una sola: el surrealismo con su interés por el subconsciente y lo primigenio, y las raíces profundas de las culturas desaparecidas, en concreto de los guanches. De formación autodidacta, Millares debutó individualmente en 1945, en el Círculo Mercantil de Las Palmas, y tras cuatro años experimentando con el surrealismo decide centrar definitivamente su obra en la abstracción. En 1951 participó en la I Bienal Hispanoamericana de arte, celebrada en Madrid y que supuso su encuentro definitivo con la realidad artística contemporánea. Ese mismo año celebra su primera exposición en la península, en las galerías Jardín de Barcelona. Desde ese momento celebró exposiciones y participó en colectivas en España, Cuba, Brasil, Francia, Alemania y Estados Unidos, entre otros países. En 1955 su obra da un giro fundamental, que distinguirá un antes y un después en su lenguaje, y que se produce en torno al descubrimiento de la arpillera como soporte. Así, deja atrás las obras influidas por las pictografías canarias, resultado de su interés por el surrealismo y la arqueología, y comienza a utilizar la arpillera como un elemento que añade a la superficie del cuadro, junto con otros materiales como arena, cerámica o madera. Para el autor, la arpillera es una evocación de las telas con las que se envolvían las momias guanches, descubiertas por Millares en el Museo Canario. Es también 1955 el año de su establecimiento en Madrid; allí, bajo la influencia de Burri, las arpilleras pasarán a convertirse en soporte, en el elemento esencial de sus obras. Dos años después confundará el grupo El Paso, en el que tendrá un papel decisivo. Millares explota al máximo las posibilidades de la arpillera, que desgarra, rompe, perfora, cose y recose, ensalzando así el valor de la materia como vehículo de expresión. Su paleta se reduce y se torna sobria, predominando el ocre de la arpillera y los colores negro, rojo y blanco. La abstracción se sustituye por una reconocible figuración y la obra adquiere, incluso por los materiales que la conforman, un matiz social y moral. Hasta mediados de los sesenta el negro será el color protagonista de sus obra.

OBSERVACIONES

Presenta certificado de autenticidad. Presenta ligeras dobleces horizontales, poco apreciables debido al color negro intenso de la pieza.
Este lote puede verse en la Sala de Setdart Valencia situada en calle Cirilo Amorós, 55.

AYUDA


Teléfono para ofertas 932 463 241

Cómo comprar

Cómo vender

Pagos

Logística

Recuerde que las pujas realizadas en los últimos minutos pueden prolongar el final de la subasta,
dando así margen suficiente para que otros usuarios interesados puedan hacer sus pujas. Recuerde refrescar su navegador en los últimos minutos de cualquier subasta para tener toda la información de pujas totalmente actualizada.

También en los últimos 3 minutos, si lo desea, puede hacer
pujas consecutivas para alcanzar el precio de reserva.

Newsletter

¿Desea recibir nuestro boletín?

Setdart envía, semanalmente y vía e-mail, un boletín con las novedades más destacadas.

Si todavía no ha solicitado la recepción de nuestro boletín, puede hacerlo rellenando el siguiente formulario.


SETDART ONLINE SL, como responsable del tratamiento, tratará tus datos con la finalidad de remitirte nuestra newsletter con novedades comerciales sobre nuestros servicios. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos consultando la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.